El poder de “darse cuenta” antes del “se me ocurre que”

Deja un comentario